Breve historia de la Quinta Normal
menu

La Quinta Normal fue creada en 1841 durante el gobierno de José Joaquín Prieto como un recinto con fines educacionales y como espacio recreativo.

Junto con erigirse como polo para el desarrollo del ámbito agrario y botánico, en su época de esplendor -segunda mitad del siglo XIX y parte del XX- fue escenario de importantes exposiciones y espacio de esparcimiento de la sociedad santiaguina.

Respecto de su nombre, el término “Normal” hace alusión a la Escuela Normal de París, ya que en el parque se estudiaban la conservación y tratamiento de vides y vegetales.

El recinto también acogió importantes eventos como la Exposición Universal (1875), muestras ganaderas y de arte, así como ferias de automóviles.

En 1876 se creó el Jardín Botánico y el Instituto Agrícola, reforzando el carácter de la Quinta como lugar de enseñanza, experimentación y difusión de prácticas agrícolas. El parque lució en esta época especies botánicas nativas y exóticas, viñedos y chacras, entre otras.

Construcciones como el Palacio de la Exposición, de Paul Lathoud, realzaron el carácter del lugar, junto a la laguna y otros edificios como el Partenón, la Estación Enológica y el Instituto Agronómico.

El protagonismo del parque irá en retroceso a partir de los años 30, hasta perder su esplendor original. El gran paño de territorio es fragmentado y vendido, disminuyendo notoriamente sus dimensiones originales, hasta llegar a las 40 hectareas que tiene en la actualidad.

Sin embargo, nuevos aires renovadores apuntan a un renacer de la Quinta Normal: la instalación del Museo de Arte Contemporéneo (MAC), en las antiguas dependencias del Instituto Agronómico;  la reutilización de construcciones de la Dirección de Aprovisionamiento del Estado (DAE), para acoger a la Biblioteca de Santiago y Matucana 100; y el futuro Museo de la Memoria.

Aún no existen certezas respecto al futuro de la Quinta Normal, pero su incorporación como Proyecto Bicentenario, sin duda pone de manifiesto la intención de devolverle a este lugar las cualidades que la conviertieron en un atractivo para la sociedad santiaguina. Por su parte, el Invernadero de la Quinta Normal también espera ser parte de este impulso renovado.

cierre
   
  Proyecto
  Quinta Normal
  Botánica
  Galería
  Noticias
   
   
  Prensa
  Enlaces
  Contacto
 
Agradecimientos
   
 
 
 
 
 
       
cierre